Para retratar a la leyenda panameña del boxeo Roberto Durán en Hands of Stone, Edgar Ramírez aprendió a lanzar golpes… y a recibirlos.

“Necesitaba conocer el esfuerzo que requiere convertirse en peleador”, cuenta Ramírez. “Tenía que sentirlo en todo el cuerpo, en carne viva”.

La película biográfica del director venezolano Jonathan Jakubowicz sigue los pasos de Durán desde las calles de la Ciudad de Panamá hasta el cuadrilátero en Estados Unidos, donde en 1980 le arrebató el título mundial de peso welter a Sugar Ray Leonard (interpretado por Usher).

Robert De Niro, quien hace 36 años personificó al boxeador Jake LaMotta, hace el papel de Ray Arcel, el entrenador estadounidense de Durán. “Tener a Toro salvaje en tu esquina es un sueño hecho realidad”, dijo Ramírez.

Ramírez ha interpretado a algunos de sus compatriotas más famosos, entre ellos Simón Bolívar en The Liberator y Carlos, el “Chacal”, en Carlos; más recientemente actuó en Joy al lado de Jennifer Lawrence y De Niro; este otoño interpretará a Kamal Abdic en la película The Girl on the Train, junto a Emily Blunt.

En una entrevista en Nueva York, Ramírez –que tiene 39 años, es “soltero pero con esperanzas” y políglota (español, alemán, inglés, francés e italiano) –habló acerca de descubrir los múltiples rostros en un personaje y de su peculiar hábito. A continuación están los fragmentos editados de esta conversación.

¿Qué se requiere para interpretar a un boxeador?

Para retratar no solo a un boxeador sino a uno como Roberto Durán, necesité entender todas las dificultades y las presiones del deporte. El boxeo panameño es muy musical. Casi parece que están bailando. Entrené oyendo salsa; así lo hacía Durán.

¿Qué condición física te pedía el papel?

Es un deporte más estratégico y depende del poder de tu mente más que de la fuerza de tu cuerpo. Porque una pelea se gana o se pierde en tu cabeza.

Estudiaste periodismo en la universidad, ¿eso interfiere en tu actuación?

Si mi personaje está vivo y está dispuesto a hablar conmigo, lo hago. Pero siempre intento encontrar a las personas que estuvieron cerca de ellos —amantes, familiares y colegas— porque somos lo que creemos que somos, pero también somos la percepción que los demás tienen de nosotros. La verdad es una esfera. Siempre hay una cara escondida.



¿Y con Durán?

handsofstone2Durán es una persona muy inteligente, así que compartió mucho conmigo, pero no andaba detrás de mí. No me veía mientras estaba en el ring, que yo sepa. Pasé mucho tiempo con su familia y sus amigos, pero también con gente común y corriente. Durán es una figura mitológica en América Latina. Creció en una época turbulenta, porque básicamente Estados Unidos estaba invadiendo Panamá. Así que se sintió obligado a pelear contra los estadounidenses en el cuadrilátero. Sentía que todo el orgullo de su país, y la necesidad de emancipación cultural y política, caían en sus manos.

Hands-of-Stone-3-800x538

¿Qué tal fue trabajar con Usher?

Es muy comprometido y disciplinado. Es el mejor compañero de equipo que podría haber tenido. En un mensaje de Instagram dije que éramos rivales en pantalla y hermanos en la realidad.

¿Qué opinas de la política de Estados Unidos?

Que el sistema político de aquí está tan jodido como en América Latina.

Leí que tenías una enfermedad llamada “micropapelomanía”. ¿Qué es eso?

[Risas] Quiere decir que reduzco cada pedazo de papel a su más mínima expresión. El nombre se le ocurrió a un amigo, porque donde encuentro un pedazo de papel, empiezo a hacer esto [rompe una servilleta y comienza a doblar y a torcer el fragmento]. Si tuviera talento, se convertiría en origami… pero no lo tengo.


Por

Coméntalo en Facebook
https://i0.wp.com/www.embloga2.com/wp-content/uploads/2016/08/6113485_orig.jpg?fit=1000%2C563https://i2.wp.com/www.embloga2.com/wp-content/uploads/2016/08/6113485_orig.jpg?resize=150%2C150Alex NelsonEntretenimientoCine,Edgar Ramírez,EspectáculoPara retratar a la leyenda panameña del boxeo Roberto Durán en Hands of Stone, Edgar Ramírez aprendió a lanzar golpes… y a recibirlos.“Necesitaba conocer el esfuerzo que requiere convertirse en peleador”, cuenta Ramírez. “Tenía que sentirlo en todo el cuerpo, en carne viva”.La película biográfica del director venezolano Jonathan...Enganchados a la Red!